Homenaje al artista Antoni Tapies.                     

  Espacio efímero. Tangibilización que desaparece, emoción que perdura.

  Como los grandes artistas. Como Tapies.

  Recuerdo. El olvido es imposible. Homenaje que aprende de su metodología y  de la predilección de los materiales que le fueron propios. Texturas cuyas sensaciones nos lo aproximan.

  Proyecto que, como su arte, pretende la reutilización de todos los objetos y materiales protagonistas de la propuesta.

  Creación que decide, como Tapies, llegar más allá de este espacio y este instante. 

  Aquí y allí, en las distintas zonas, manufacturas nacionales aplicadas en diferentes formas: hormigón, hierro negro, papel de periódico, telas fabricadas por artesanos, trenzado manual de esparto, bloques para la construcción y superficies de muebles tratadas individualmente.

  El resultado, una sala donde los diversos materiales consiguen zonificar, pero donde el espacio, visualmente, aparece unido.

  Intención de una postura consecuente y comprometida con el momento presente de reinventar, recrear y llevar el producto más allá de la propia idea.

 

Proyecto diseñado por:

Susanna Thomas

Damián Sánchez

Gabriel Santos